Entradas recientes

September 1, 2020

September 1, 2020

Please reload

Archivo
Please reload

Hot Pink Passion: DESEO sexual.

February 1, 2019

Hot Pink Passion: Construcción-reconstrucción-deconstrucción del deseo sexual.

 

 

¿Las mujeres que tienen sexo con otras mujeres realmente tienen sexo? ¿Cuándo cuenta como sexo? ¿Es el mismo placer o es necesaria la utilización de otras cosas? Es común que cuando hablamos de prácticas sexuales de mujeres que se relacionan sexo-afectivamente con otras mujeres estas y muchas otras dudas salgan a la luz. Y aunque no existe un consenso general, porque nadie se ha molestado en realizar un consenso general, me he tomado a la tarea de escribir sobre mis elaboraciones teóricas-personales-experiencias de como fui construyendo, reconstruyendo y deconstruyendo el deseo sexual, partiendo de que lo que ustedes pudieran leer aquí no son verdades absolutas, realizo la invitación a cuestionar y detenerse un momento a reflexionar nuestras formas de erotización y placer.

 

Hot Pink Passion: Las primeras experiencias

 

Tenía 16 años, muchas “ganas de experimentar”, tenía un pasado católico, una familia “progre”y amistades que descubrían su sexualidad a la par. Mi primer beso ya había sucedido, y me antecedían unos cuantos torpes intentos de salir con alguna mujer, por lo que no me emocione cuando A me hablo sobre B.“Es inteligente, muy bonita, tiene ojos chiquitos y cabello chino”, así la describió A, cuando le pregunte si la conocía, mencionó que la conocía desde la secundaria y que posiblemente nos llevaríamos bien. Las primeras charlas con B, transcurrieron sin gran sobresalto, solo éramos dos personas conociéndose. B era la menor de tres mujeres, tenía una familia conservadora y religiosa. Sus hermanas mayores, heterosexuales todas, B prefería no definirse.  

 

El primer encuentro fue torpe, varios besos, y unas mejillas muy sonrojadas, en el segundo encuentro sonaba de fondo “all my loving” y luego otras canciones de los Beatles. Ella me ensenaba pacientemente como tocarla y yo, trataba de aprender todo lo mejor posible, antes de que mi miedo me paralizara. Sentí calidez, adiviné puse de fondo “hot pink passion”, apenas estuvimos solas y sentí como un calor impresionante se posaba en mis mejillas, lo que vino después fue algo parecido a las luces de bengala, chispas y demasiada intensidad por un corto periodo de tiempo. No reconocía lo que sentía, me temblaba el cuerpo, apenas podía respirar, apenas podía pensar. Me volví adicta a esas emociones, era como morir un poco y renacer con más fuerza, con más intensidad. No creo que hayamos perfeccionado nada, porque nuestros cuerpos se entendían y con eso aparentemente bastaba.  Me gustaba lo que sentía cuando éramos bengalas, pero no me gustaba lo que sentía cuando ella se iba. Un día decidí, que “nadie debería sentir tanto”, que eso “no estaba bien” y puse fin a esos encuentros.  En ese momento, decidí no volver a tocar a otra mujer, era tan pequeña que no sabía lo que decía, era tan pequeña que no sabía todo lo que vendría después.     


Conocimiento sobre el cuerpo

 

Pareciera que hablar sobre sexualidad en pleno 2019 está mas que permitido, nos han hecho creer que hemos vencido todos los tabús que dejan una sociedad mayoritariamente religiosa. Sin embargo, seguimos encontrando a mujeres de todas las edades que nunca han experimentado un orgasmo y que difícilmente conocen su cuerpo, esto ultimo no necesariamente es culpa de las mujeres, en la mayoría de los casos, llegamos a la pubertad cargadas de culpas y dudas, las cuales no permiten el autoerotismo sin culpas, por la sola razón de experimentar placer o con fines meramente educativos. Y aunque cada vez más existen campañas, estudios y activismo que promueve la masturbación, la educacion sexual a nivel básico continúa invisibilizando que las adolescentes tambien se masturban. Y aunque no pretendo que esto sea un manual de comotenerunorgasmoocomotenersexo, si podemos ir dando cuenta cómo es que el sexo (heterosexual y homosexual) es practicado-estudiado-vivido desde una mirada masculino y heterosexual. Esta visión logra que la sexualidad sea reducida al orgasmo y a la genitalidad.

 

Penetración ≠ sexo.

 

Como mujer que se relaciona sexo-afectivamente con otras mujeres en algun momento de la vida me han preguntado: ¿Cómo tienen sexo dos mujeres? Y aunque parezca broma, sé que esta duda la mayoría del tiempo es genuina. Gracias a la ayuda de la industria del porno, el sexo es vivido desde una mirada masculina y heterosexual y aunque en internet existan numerosos artículos de opinión que lleven por título “porque las mujeres lesbianas tienen más orgasmos que las mujeres heterosexuales” no logramos concebir practicas sexuales sin la penetración, de aquí la importancia de conocer nuestro cuerpo, de ir descubriendo que no solo el clítoris es una zona erógena y a la par, es importante reconocer que existe una construcción del deseo. 

 

Decolonización del deseo.

 

Es importe eliminar nuestros imaginarios aprendidos, cuestionar porque nos gusta lo que nos gusta, porque preferimos ciertos cuerpos, ciertos colores de piel, ciertas identidades sexuales. La decolonización del deseo incluye, cuestionar las prácticas sexuales, aprender que el orgasmo no es el final, sino el inicio del placer, es entender que existen otras zonas erógenas y apropiarnos de otras miradas hacia la sexualidad.

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey YouTube Icon
  • Grey Instagram Icon

Tipos de viaje interior

Psicodinámicas

Psicodinámicas

Terapia individual

Terapia individual

Cursos y talleres

Cursos y talleres

Psirculando

Psirculando

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now